Tener un e-cig y un e-líquido increíble no siempre basta. El mejor dispositivo en el mundo puede sufrir deterioro, como por un uso intenso, por ejemplo. A continuación, estos 10 consejos te ayudarán a mantener tu e-cig en óptimas condiciones.

1. No dejes que tu e-líquido disminuya demasiado

 

 

 

Para los claromizadores de doble bobina, cuando el e-líquido está a un nivel por debajo de los agujeros en los atomizadores, el atomizador no podrá sustraer suficiente e-líquido. Esto conlleva el riesgo de quemarse en seco. No sólo es de mal gusto, también se corre el riesgo de quemar tu atomizador.

Para el CE5 simplemente cerciora que los e-líquidos no se agoten demasiado procurando rellenarlo de forma regular.

Consejo adicional: Al mismo tiempo, procura que no se desborde tu claromizador. Si el e-líquido sobrepasa el nivel del tubo central vas a derramar tu e-líquido.

 


 

2. Mantén el terminal de la batería limpio

 

Los terminales sucios pueden afectar el rendimiento o impedir que el terminal se conecte con el claromizador. Nada más limpia el terminal con un algodón para mantenerlo limpio. También puedes limpiar el extremo del claromizador de la misma manera.

Esto puede resultar bastante eficaz.

Consejo adicional: Si la batería está fallando para lograr una conexión, el terminal puede haber sido empujado.Trata muy suavemente de tirar de él con un palillo de madera o un clip (tan sólo se necesita para moverlo un milímetro más o menos). Por favor, ten cuidado cuando hagas esto, ya que si lo dañas, puedes anular la garantía.

Si la batería no está haciendo conexión, una solución temporal para cuando andes fuera de casa es presionar el botón y girar lentamente el claromizador sobre la rosca hasta que se oiga un ruido burbujeante. Cuando hagas esto, sin embargo, ¡asegúrate de no apretar excesivamente el claromizador!



3. Guarda tu e-cig correctamente

 

 

 

 

 

La boquilla en tu claromizador está allí para darte suficiente flujo de aire sobre la bobina para mantener el vapeo a una temperatura confortable. También es importante para garantizar que tu mecha permanezca saturada de e-líquido. Si dejas tu e-cig de lado o boca abajo, el e-líquido puede ir hacia el agujero y, eventualmente, se filtrará.

 

  • Guarda el e-cig en posición vertical.
  • Guárdalo alejado del agua.
  • Mantenlo lejos de la exposición a la luz del sol.
  • Mantelo alejado de altas temperaturas.







 

 

4. Mantén limpios tu claromizador y atomizador

 

 El mantenimiento de tu claromizador y atomizador puede garantizar un alto rendimiento y prolongar la vida útil del atomizador.

 

Pasos:

i. Retira el claromizador de la batería.

ii. Tome el claromizador y la boquilla por aparte (cuidado: no todos los claromizadores se pueden desmontar).

iii. Lava con agua templada (o vodka)

iv. Deja el claromizador boca abajo para que se seque.

 


5. Mantén la boquilla limpia

 

 El polvo puede acumularse fácilmente en la pieza de la boca, bloqueando el flujo de vapor.

 Simplemente quita la boquilla y sopla a través de ella para limpiar. También puedes usar un pañuelo de papel para eliminar cualquier e-líquido condensado y /o enjuaga la boquilla en agua tibia.

 


6. Mantén tu e-cig en un estuche o colgante

 

 Los cigarrillos electrónicos son dispositivos fantásticos que han ayudado a muchas personas a liberarse de los cigarrillos tradicionales, pero no son inmunes a los efectos de la gravedad.

Los e-cigs pueden dañarse con facilidad (¡o perderse!). Un estuche puede ayudar a proteger las partes sensibles de un cigarrillo electrónico cuando no esté en uso, mientras que un colgante de seguridad lo mantiene de forma segura al rededor de tu cuello y evita que se pierda.

Consejo adicional: Ten cuidado con los pantalones

Una curvatura pronunciada y ese e-cig en tu bolsillo puede quebrarse antes de que puedas parpadear.



7. No agotes tus baterías

 

Mantener algo de carga en tu batería puede extender su vida útil. También procura que tus baterías estén cargadas antes de salir o para viajes largos, así que mantente alejado de las altas temperaturas.





8. No aprietes demasiado al enroscar el claromizador

 

 

 

Enroscar demasiado un claromizador en la batería puede dañar las conexiones. Enrosca el claromizador con firmeza (a mano), pero no con demasiada fuerza.

Muy rara vez, un claromizador puede resultar difícil de desenroscar de la batería. Si esto pasa, utiliza algo así como una empuñadura de goma para tratar de aflojarlo.

Consejo adicional: Para evitar errores al enroscar un claromizador, al atornillar en la bobina y el atomizador gira en sentido contrario a las agujas del reloj hasta que oigas un clic.




 

9. Cambia la resistencia

 

 

Las resistencias son consumibles. Si estás usando un claromizador con resistencias reemplazables cambia la resistencia cada 15 o 20 días más o menos para mantener el máximo rendimiento (sobre todo si estás percibiendo un sabor a quemado).






10. Guarda tu e-líquido lejos de la luz

Recomendamos almacenar tu e-líquido en sitios sin calor para que duren más tiempo.