Breve introducción general sobre el Vapeo con Control de Temperatura.

¿Estás cansado de ese horrible sabor que recibes de un golpe seco? ¿Cansado de que tengas que reemplazar la mecha de tu resistencia cada vez que se quema, muchas veces en el peor momento posible? ¿Estás cansado de vapores que son demasiado calientes? Si es así, todo apunta a que vapear con control de temperatura ha sido diseñado justo para ti. El Vapeo con Control de Temperatura es el siguiente paso para reducir los riesgos entre los vapeadores al limitar la temperatura de las bobinas evitando que sus mechas se quemen o expidan golpes secos, ó simplemente evitando que se calienten más de lo que prefieres. Discutiremos qué es esta tecnología y por qué se ha vuelto tan deseable.

Qué es el Vapeo con Control de Temperatura:

La característica de Control de Temperatura (CT) de tu vaporizador te permite reajustar un valor en grados Celcius o Fahrenheit que la temperatura de tu bobina no superará.

Cuando la función CT detecta que tu bobina llega al valor predefinido de temperatura, actúa como un limitador y se ajusta, restringe o corta la energía de la bobina hasta que la temperatura cae nuevamente al valor predefinido. El CT mantiene la temperatura de tu bobina en un rango fijo, sin importar tu estilo preferido de vapeo, ya sea que te guste dar caladas pequeñas, grandes, de tu boca al pulmón o directamente vapear a pulmón.

Configuración por Primera Vez del Control de Temperatura:

Configurar el Control de Temperatura por primera vez es más fácil de lo que crees, y casi todo lo que sabes acerca de la configuración de tu vaporizador o MOD aplicará cuando uses la función de Control de Temperatura (CT).

La primera cosa de la que te debes asegurar es que tu vaporizador esté ajustado al Modo de Control de Temperatura para el tipo de bobina que usarás en tu Atomizador, RBA, RTA o RDA.

Dependiendo de tu vaporizador (MOD mecánico, MOD electrónico etc.), podría tener un solo modo de vapeo TC que soporte tanto bobinas de Níquel (Ni) como de Titanio (Ti), o podría tener un modo específico de control de temperatura que debería ser ajustado para soportar bobinas ya sea de Níquel o de Titanio individualmente.

La segunda cosa que debes hacer después de conectar el atomizador a tu MOD en modo control de temperatura es “bloquearla a la base de la resistencia” de la bobina mientras se encuentra a temperatura ambiente.

Bloquear la base de resistencia de la bobina a temperatura ambiente provee a la función de control de temperatura de vapeo con información crítica que necesita para operar apropiadamente.

Es muy importante recalcar que este paso es crítico en el proceso de configuración, de otro modo la base de la resistencia estaría mal colocada y las lecturas de Control de Temperatura serían inexactas.

Llegado a este punto, puedes ajustar la potencia recomendada para la bobina que utilices (consulta la potencia en vatios recomendada para la bobina en la página web del fabricante).

El último paso es seleccionar una temperatura que tu bobina no supere en grados Celcius o Fahrenheit.

Temperaturas Recomendadas para la función de Control de Temperatura:

Como sucede con la mayoría de ajustes del vaporizador, siempre es mejor empezar con niveles bajos e ir incrementando poco a poco, así como lo hiciste con la potencia en vatios, pero esta vez lo que ajustas es la máxima temperatura de tu bobina.

Los valores comunes de temperatura andan por el rango de los 200°C- 250°C / 392°F – 480°F, con la temperatura usualmente configurada para incrementos de 5°C ó 10°F.

Dado que ahora tienes control sobre la temperatura de tu bobina, resulta relativamente fácil dar con el valor justo para tu mezcla favorita de e-líquido.

Tu preferencia y sabor personal decidirá el rango de temperatura que es mejor para ti, y dado que tus e-líquidos no son creados de la misma manera, el valor justo probablemente variará según la mezcla PG/VG de e-líquido del fabricante.

Julios vs Potencia en Vatios:

Algunos vaporizadores con Control de Temperatura modernos incluyen ajustes adicionales que te permiten escoger entre modo de julios o vatios.

Entonces ¿Qué es exactamente un Julio y cómo se compara con nuestro ajuste conocido de vatios?

Un julio es simplemente otra manera de medir la energía. Para ser precisos, un julio es 1 amperio pasando a través de la resistencia de 1 ohmio por segundo. 1 vatio equivale a 1 julio por segundo.

40 W por 1 segundo = 40 J
40 W por 3 segundos = 120 J

Entonces ¿Qué significa esto en el tema del vapeo? Dado que este es realmente una nueva medida en los dispositivos de vapeo, algunos  MODs de vapeo podrían diferir de otros, pero con los que estamos familiarizados, los vatios básicamente equivalen al ajuste de julios. Vapear a 40 julios es comparable a hacerlo a 40 vatios.

Vapear en forma segura:

Las bobinas de Níquel (Ni) y Titanio (Ti) se enrollan típicamente a resistencias muy bajas y nunca deberían utilizarse en vaporizadores que no cuenten con la función de Control de Temperatura de Vapeo.

Las bobinas de Níquel (Ni) y de Titanio (Ti) nunca deberían utilizarse en los modos de Voltaje Variable o Vataje Variable (VV/VW) en ningún vaporizador.

Siempre asegúrate de instalar apropiadamente las baterías calificadas para tu vaporizador si cuenta con baterías extraíbles.