Los cigarrillos en el ámbito laboral es una discusión todavía vigente. ¿Por qué? Porque fumar en el lugar de trabajo es obviamente un “no va”, y los cigarrillos electrónicos promueven una mayor productividad durante el trabajo, sin la necesidad de pausas para fumar.

¿Entonces, los cigarrillos electrónicos estimulan la productividad o la entorpecen?

Todos los ámbitos laborales son diferentes. No todos son conscientes de la diferencia entre los cigarrillos tradicionales y los cigarrillos electrónicos. A muchos empresarios no les agrada que sus empleados necesiten constantes intervalos para fumar. Es más, los fumadores cargan con cierto estigma de no ser los empleados más saludables.

¿A dónde está yendo esto? Bueno, el concepto de vaporizar en la oficina es un argumento que se divide en dos. Algunos lo ven como una aparición beneficiosa, permitiendo a los fumadores a que vaporicen sin causar una escena que moleste a nadie con el olor a cigarrillo, además se les permite que hagan más tareas sin necesidad de salir para encender un cigarrillo tan a menudo como lo requieren.

Por otro lado, muchos empresarios no están dispuestos a permitir que vaporicen todo el día con total libertad, porque no hay regulaciones al respecto del uso de los cigarrillos en ambientes cerrados.

¿Entonces, los cigarrillos electrónicos estimulan la productividad? Sí. Por ejemplo, los fumadores suelen estar obsesionados por su próximo cigarrillo. En momentos de estrés, como tan a menudo sucede en ámbitos de trabajo, los empleados necesitan fumar un cigarrillo tras otro haciendo que muchos de ellos necesiten quedarse más tiempo para tener su trabajo hecho. Vaporizar en el ámbito laboral resolvería esta cuestión.

Por el momento, algunos empresarios no tienen la capacidad de permitir vaporizar en el trabajo, aún si quieren cargar con la responsabilidad. Sin embargo, si estás interesado en abrir un diálogo en el ámbito de trabajo sobre el tema, comienza por educar acerca del uso de los cigarrillos electrónicos.