¿Son los e-cigarrillos igual de efectivos que las terapias para dejar de fumar? Esta es una pregunta controversial. Algunos estudios aseveran que los dispositivos ayudan a los fumadores a dejar el hábito, mientras que otros sugieren que los e-cigarrillos podrían promover fumar cigarrillos de tabaco. Un nuevo estudio se añade al debate, sugiriendo que los e-cigarrillos son mucho menos adictivos que los cigarrillos convencionales.

Nuevo estudio sobre el cigarrillo electrónico

De una encuesta a ex-fumadores que ahora usan e-cigarrillos, los investigadores concluyeron que los e-cigarrillos son mucho menos adictivos que los cigarrillos convencionales.

El equipo de investigadores – incluyendo a Jonathan Foulds, profesor de ciencias de la salud pública y psiquiatra del Colegio de Medicina de la Universidad del Estado de Pennsylvania, publicaron su hallazgo en la revista Nicotina &Tobacco Research.

El uso de e-cigarrillos (los cigarrillos electrónicos) han incrementado de manera dramática en los últimos años y su popularidad continúa creciendo. Un estudio del 2013 de parte del Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC) encontró tan solo que entre los estudiantes de educación  media y superior en los Estados Unidos, el uso de los e-cigarrillos se ha duplicado entre los años 2011 y 2012.

Ahora existen más de 400 marcas de e-cigarrillos en el mercado. La mayoría de estos contienen nicotina, propilenoglicol, glicerina y saborizantes, los cuales son proporcionados a los usuarios a través del vapor inhalado. Pero el profesor Foulds y otros colegas advierten que aún no está claro cómo el uso del e-cigarrillo influencia la dependencia a la nicotina.

Los cigarrillos electrónicos parecen tener ventajas para la salud

Para averiguarlo, el equipo creó una encuesta de 158 puntos que fue dirigido a 3,609 ex-fumadores que ahora usan e-cigarrillos.

Como parte de la encuesta, los participantes completaron el Índice de 10 ítems de Dependencia al Cigarrillo del estado de Penn y el Índice de 10 ítems de Dependencia al Cigarrillo Electrónico del Estado de Penn, el cual incluyó preguntas diseñadas para evaluar la dependencia previa de los participantes a los cigarrillos convencionales y su actual dependencia a los e-cigarrillos.

En general, los participantes reportaron mucha menor dependencia a los cigarrillos electrónicos que a los cigarrillos convencionales. El profesor Foulds agrega, “las personas con todas las características de un usuario más dependiente del e-cigarrillo aún tenía un puntaje menor de dependencia al e-cigarrillo que su puntaje de dependencia al tabaco. Creemos que esto se debe a que consumen menos nicotina a través de los e-cigarrillos que el que obtenían de los cigarrillos”.

Los investigadores destacaron que los efectos a largo plazo para la salud del uso del cigarrillo electrónico son desconocidos, pero dijeron que su estudio demuestra que los dispositivos pueden presentar beneficios. El profesor Foulds añade:

“No tenemos todavía datos a largo plazo para la salud del uso del e-cigarrillo, pero cualquier análisis producto del sentido común indica que los e-cigarrillos son mucho menos tóxicos. Y nuestra investigación demuestra que parecen ser mucho menos adictivos, también. Así que en ambas mediciones parecen presentar ventajas cuando estás preocupado por la salud”.