El uso de los cigarrillos electrónicos puede ser conveniente, ahorrativo, placentero, agradable y muy funcional. Además de todos los beneficios que aportan a la vida de los fumadores, al ofrecer esa alternativa moderna a un producto de la vieja escuela, una de sus mayores ventajas resulta lo divertido que son de usar. Así que, desde esa perspectiva, te mostramos algunos de los lugares más interesantes para disfrutar de un buen cigarrillo electrónico ¡Poder vapear en público resulta genial!

El centro comercial o al hacer compras:

De esta manera puedes seguir paseando, echando un vistazo y tomando lo que necesites, sin dejar de disfrutar de la nicotina como prefieras.


Bares y restaurantes:

¿Qué mejor acompañante para una cerveza, un cóctel y la comida que el propio cigarrillo? Ya sea para mejorar la sensación o satisfacer las ansias después de la cena, el volver a fumar en la mesa no tiene comparación.

En el coche:

Los pasajeros no siempre ven con buenos ojos a quienes fuman en el coche; sin embargo los cigarrillos electrónicos no desprenden olor mientras viajamos, ni inundan de humo un espacio tan pequeño como el del coche. Una de sus grandes ventajas reside en que no tienes que preocuparte por si se queman o no los asientos.


En el hogar:

Sí, fumar en lugares cerrados sin llegar a ser una molestia es ahora posible ¡Estos cigarrillos no manchan, apestan, o queman!


Disfrutar de un cigarrillo electrónico en las reuniones familiares sin sentirse apartado:

Las aglomeraciones de personas y el humo no se llevan bien, sin embargo, con los cigarrillos electrónicos no tienes que preocuparte por ofender a nadie. ¡Incluso puede servir  -como una buena fuente de inspiración- para empezar conversaciones sobre estos nuevos cigarrillos de lujo!


En la piscina o en la playa:

La sensación de relajarse, descansar y jugar en el agua resulta mucho más placentera cuando la complementas con un cigarrillo. En general, los cigarrillos no se toleran en la mayoría de las piscinas públicas y muchas playas los restringen ahora también. En ese sentido, sabemos cuán desagradable es la contaminación de las colillas de cigarro; pero esto no es motivo de preocupación con el uso de la variedad electrónica.


Sacando a pasear al perro:

Uno de los tantos placeres simples de la vida consiste en salir a pasear, en una tarde fresca, con tu perro. En este panorama, cuando tienes tu cigarrillo electrónico en la mano,  todo resulta mejor.
Aparte de no deprender humo, los cigarrillos electrónicos pueden hacer prácticamente las mismas cosas que los cigarrillos tradicionales. ¡No obstante,  los primeros lo hacen mejor! Añadiendo el factor conveniencia y eliminando obstáculos, te allanan el camino para que disfrutes al fumar otra vez. Por lo tanto, ¿para qué fumar cigarrillos convencionales si los electrónicos hacen que todo sea más divertido?