Según los últimos descubrimientos realizados por la Oficina de Eficiencia Energética y Energías Renovables (EERE) del Departamento de Energía de los Estados Unidos, las baterías de litio-ión tienen un mejor rendimiento si las mantienes a una temperatura que oscile entre los 14 y los 86ºF. Más aún, los expertos en baterías dicen que la causa más frecuente de los problemas que experimentan las baterías es el exceso de calor. Las baterías que se calientan demasiado se agotan más rápido de lo normal. Por lo tanto, deberías pensar en tus aparatos electrónicos como si fueran bebés o perros –si hace mucho calor en la calle, no los dejes en el coche al sol.

Las baterías también se ven afectadas por la humedad y otras condiciones climatológicas extremas –pueden abombarse, burbujear, derretirse, dañar el dispositivo en el que van incorporadas, echar humo e, incluso, en casos (muy) extremos, incluso explotar. Algunos lugares a los que no debes llevar tus aparatos con baterías de litio-ión son habitaciones donde la temperatura no esté controlada, un baño con la puerta cerrada en el que se esté usando la ducha, un coche cerrado en un día muy cálido o una sauna, entre otros. 

La necesidad de mantener tu batería de litio-ión a una temperatura adecuada

La química de una batería de litio-ión estándar depende de sus electrolitos, que hacen reacción con la humedad residual para crear ácido fluorhídrico, el más corrosivo de todos los compuestos químicos. La velocidad de este proceso se dobla cada vez que la temperatura ambiental aumenta 10 grados Celsius –lo que hace que se reduzca su rendimiento y su ciclo vital. Más aún, esto no solo significa que la batería se degradará  cada vez más con el paso del tiempo, sino también que cada carga y descarga reducirá aún más su funcionamiento.

Este daño continúa produciéndose hasta que la batería, simplemente, deja de durar el tiempo suficiente entre las distintas recargas como para resultar útil. Además, el daño creado por el aumento de su temperatura se hace más pronunciado cuanto más usas tu batería –por lo tanto, si tu dispositivo necesita cada vez más poder o necesitas recargar el dispositivo con una mayor frecuencia, tu batería se calienta cada vez más y más.

Los cigarrillos electrónicos proporcionan a los fumadores un método alternativo para conseguir su dosis de nicotina sin tener que lidiar con las incomodidades que produce el humo de los cigarrillos tradicionales. Cuando compres un cigarrillo electrónico, asegúrate de cuidar apropiadamente de tu batería para que te dure mucho. Si estás interesado en saber más sobre el mundo de los cigarrillos electrónicos, visita nuestra tienda.