La batería que usan los cigarrillos electrónicos suele ser de ion-litio o similar y, mientras que se le de un buen trato, puede durar entre 300 y 1.000 cargas y su vida útil puede variar entre los 2 y 5 años.

Esta batería está compuesta de varias capas de materiales que son capaces de almacenar la energía eléctrica. Éstas capas están separadas por unas láminas aislantes que lo que hacen es evitar el contacto entre las capas para que no haya ningún accidente que pudiera tener un mal uso de la misma.

Carga y Cargadores

El rendimiento y la duración de las baterías recargables se basa en la buena carga. Un cargador homologado de buena calidad garantizará de que tus baterías rindan al máximo y que no estén dañadas o estresadas por la carga aumentando así su vida útil y disminuyendo el riesgo de fallos.

Otros cuidados para aumentar la durabilidad de la batería de tu cigarrillo electrónico:

  • Evita usar la batería si ha estado expuesta a una alta temperatura
  • Si la batería se calienta demasiado, retira de inmediato el dispositivo de la proximidad de los materiales inflamables y llévalo a una superficie no combustible. Si es posible, coloca el dispositivo al aire libre y deja que se queme.
  • No cubras la batería cuando se esté cargando para evitar que se sobrecargue.
  • No uses baterías que se vean en mal estado.