Llámanos al 91 440 21 01
Tiene 0 artículos
por un total de 0 €
Finalizar pedido
El Cigarrillo Electrónico

HISTORIA DEL CIGARRILLO ELECTRÓNICO

La sorprendente historia de los cigarrillos electrónicos se remonta mucho más allá de lo que pueda pensar – y continúa escribiéndose

Los cigarrillos electrónicos epitomizan todo aquello maravilloso de la tecnología moderna. Ofrecen gran conveniencia, ahorran a sus usuarios una enorme cantidad de dinero y brindan el mismo placer que los clientes acostumbraban con los cigarrillos tradicionales – todo sin los problemas que acarrea el fumar.

¿Creerías que los cigarrillos electrónicos han existido desde la década de los años 60?Herbert A. Gilbert

La primera persona de la que se tiene conocimiento de que tuvo la idea para un dispositivo electrónico para fumar fue Herbert A. Gilbert. En 1963, él presentó una patente para este tipo de producto, estando por completo adelantado a su tiempo en más de un sentido. Él era consciente de los peligros del tabaco.

Pero, lamentablemente, una idea no era más que suficiente en esa época. Durante aquel tiempo, los cigarrillos eran tan comunes y bien aceptados en la sociedad, que usarlos en lugares públicos era de lo más común. En la oficina, en los salones universitarios, aviones y casi en cualquier lugar, fumar era común y no era considerado saludable o peligroso de ninguna manera.

No había un mercado para una alternativa más saludable a los cigarrillos y a la tecnología le hacía falta avanzar.

Avancemos 40 años en el futuro hasta el 2003 – las cosas comienzan a caer en su puesto y el tiempo resulta oportuno para los cigarrillos electrónicos

Hon LikUn farmacéutico y fumador, Hon Lik, se propone a desarrollar cigarrillos electrónicos después de que su padre muriera de un cáncer de pulmón. Viendo la forma de transformar una tragedia en algo positivo, creó éste método que permite a los fumadores tener nicotina mediante inhalación, sin humo, tabaco y los millares de agentes químicos que son parte de la producción de los cigarrillos. La empresa para la que trabajaba lo apoyó por completo y con su respaldo, Lik convirtió en realidad sus ideas. La empresa luego tomó el nombre de Ruyan, que significa “como fumar”. El mercado chino le dio la bienvenida de inmediato.

El éxito se propagó y pronto los cigarrillos electrónicos fueron acogidos por muchos países europeos. Los europeos siempre han sido bien conocidos por su hábito de fumar y éste cambio fue bastante monumental.

Los cigarrillos electrónicos pronto pasaron al mercado estadounidense en 2007.

Con el auge de los cigarrillos electrónicos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió convertirse en la primera organización internacional en hacer referencia pública a los mismos. Evitaron toda discusión sobre si los cigarrillos electrónicos eran seguros o no y si valían la pena y prohibieron que se conocieran como dispositivos para dejar de fumar. Esto no disminuyó su éxito sino que además impulsó su credibilidad al no presentar efectos negativos.

Esta acción cimentó el camino para todos los estudios, información y prensa, positivos que comenzarían a emerger. A finales de 2008, un estudio realizado por Health New Zealand y financiado por Ruyan fue publicado, revelando pruebas que mostraron que no había agentes químicos cuestionables presentes a niveles tóxicos. El estudio asimismo demostró que los e-cigarros eran entre 100 a 1000 veces menos perjudiciales para la salud que los cigarrillos convencionales. (http://www.healthnz.co.nz/ecigarette.htm)

En 2009, la mecha estaba prendida y los cigarrillos electrónicos estaban en el punto de mira.

Pronto, ese año, Australia y Canadá los prohibieron de inmediato y la FDA de los Estados Unidos prohibió la importación de cigarrillos electrónicos al país, bajo la premisa de que éste tipo de productos requería un registro formal. Aunque las empresas de cigarrillos electrónicos no tardaron en contra atacar, creyendo firmemente en sus productos. Se interpusieron demandas contra la FDA y, tanto minoristas como fabricantes unieron fuerzas para crear la Electronic Cigarette Association para garantizar que cualquier ley que involucrara a los cigarrillos electrónicos fuera honesta y justa.

Durante el transcurso del año, las empresas de cigarrillos electrónicos y la FDA estuvieron en un tira y afloja respecto a los productos.

La FDA estaba necia en su creencia de que los cigarrillos electrónicos representaban una amenaza potencial y que sin una normativa, estos productos podían ser mal catalogados. Oregón y California prohibieron la venta de los cigarrillos electrónicos al mismo tiempo bajo esta misma premisa. Un abogado audaz de Oregón fue más allá al entablar una querella contra un fabricante, diciendo que sus productos estaban siendo promocionados a menores de edad dado que ofrecían vapor de sabores.

Al mismo tiempo, un estudio de una empresa consultora independiente fue publicado, mostrando hallazgos totalmente opuestos a la afirmación de la FDA que decía que los cigarrillos electrónicos eran peligrosos.

En el invierno de 2009, Nueva Jersey puso en juego una prohibición selectiva contra los cigarrillos electrónicos, prohibiendo su uso en público. Simultáneamente, la Consumer Advocates for Smoke-Free Alternatives Association fue creada como grupo de apoyo para la industria, promoviendo la investigación y la educación honesta sobre el valor de los cigarrillos electrónicos como alternativa legítima a los cigarrillos de tabaco. Otro aspecto de su misión ha sido la de denunciar las afirmaciones falsas que la FDA ha hecho. Tomando en cuenta que la FDA ha permitido que los cigarrillos tradicionales se vendan a costa de los miles de millones de dólares que aportan, pese a que se ha probado que matan, ¿cuánto poder tienen las tabacaleras de verdad cuando se trata de determinar el destino de productos hechos para ayudar a los fumadores a disfrutar de la nicotina sin los efectos negativos asociados al tabaco?

Los cigarrillos electrónicos todavía marcan la historia en 2013.Cigarrillo electronico contraataca

Millones de personas han optado por ellos y muchos más están haciendo el cambio. Mientras que muchas personas todavía están lidiando con prohibiciones contra los cigarrillos electrónicos, todavía continúan vendiéndose en la mayoría de los países. Sin importar cómo se desenvuelva la cuestión política, resulta aparente que los fumadores desean alternativas viables a los cigarrillos tradicionales y los cigarrillos electrónicos afirman cada vez más ser la mejor alternativa.

Habiendo superado la prueba del tiempo, hemos visto crecer nuestro negocio de forma exponencial. Lo cual constituye un signo revelador de que la gente está buscando opciones de primera calidad que no contengan tabaco, así como muchos fumadores están dejando de fumar por vapear. La prueba se remite a las cifras y estamos contentos de darle la bienvenida para que prueba los cigarrillos electrónicos VAPO si está considerando lo que le espera ¡más allá del tabaco!

VAPO en los Medios:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información visitando: política de cookies.