5 pasos para mejorar la vida de tus resistencias

resistencia-vapear

Si llevas tiempo vapeando, te habrás encontrado más de una vez con desagradables caladas con sabor a quemado y te habrás preguntado por qué. Existen varias razones para que esto pase y todo tiene que ver con las resistencias de tu dispositivo.

Antes de meternos de lleno en el asunto, necesitas conocer cómo funciona una resistencia y por qué se queman, para tratar de evitarlo; después de todo, queremos evitar experimentar el desagradable sabor que deja, que es como si tu garganta estuviese siendo triturada con un rallador de queso.

Para empezar, una resistencia es un elemento que se calienta cuando el dispositivo le envía corriente eléctrica. La resistencia dispone de material que sirve de mecha (normalmente algodón) y cuando esta se caliente comienza a vaporizar el líquido con el que está empapado el algodón o material absorbente.

Todas las resistencias tienen una vida útil. Llega un momento en el que deja de saber al líquido que estamos utilizando y sabe a quemado, a metálico, o simplemente deja de generar vapor. Este es el momento de cambiar la resistencia. Decir también que a mayor potencia estemos usando y a menor ohmniaje en la resistencia, más vapor generaremos pero menos durará la vida de la resistencia.

Cuando das una calada con sabor a quemado, suele ser porque al algodón está seco o la mecha tiene algunos puntos que no están bien empapados. Ten en cuenta que puedes dar una calada con sabor a quemado incluso con el tanque lleno de líquido. Ahora te preguntarás, ¿qué puedo hacer para evitar que mis resistencias se quemen tan pronto? Como ya hemos comentado, la clave de las resistencias quemadas es que la mecha esté seca. Para evitar que tus resistencias se quemen debes mantener el algodón empapado de líquido. Esto significa que no debes hacer un dry burn (quemado en seco) con una resistencia nueva, si lo haces, arruinarás por completo el algodón lo que significará que no podrás usar el líquido de manera eficiente y que se mantendrá un constante sabor a quemado. 

Consejos para alargar la vida de las resistencias:

Mojar resistencia

1. Mojar las resistencias antes del primer uso

Es muy importante que mojes siempre las resistencias antes de su primer uso. Para hacer eso, simplemente hay que echar unas gotas de e-líquido en la parte visible del algodón de la resistencia. ¿Cuánto líquido debo echar? Deberías mojar la resistencia lo suficiente para que parezca mojada pero no totalmente empapada. Si la empapas demasiado es posible que se filtre líquido a través de la resistencia. Este es un problema habitual que se encuentran algunos usuarios incluso cuando han mojado su resistencia antes del primer uso. Este problema ocurre normalmente con resistencias cerradas. Cuando el usuario va a mojarlas, lo más probable es que ponga un par de gotas únicamente en las partes donde se ve el algodón. Para mojarla de manera apropiada, debes hacerlo donde se ve el algodón y unas gotas en la parte superior. No solamente eso. También, lo mejor es dar varias caladas en seco (sin pulsar el botón) para asegurarnos de que el líquido fluye bien a través de la resistencia. Pero ten cuidado, si lo hacemos demasiadas veces, el líquido puede inundar la resistencia. Realizando las caladas en seco nos aseguramos de que las resistencias estén húmedas y de que la calada no sabrá a quemado.

Caladas seguidas

2. No dar muchas caladas de manera continuada

Si damos muchas caladas de manera continuada, estamos secando el algodón más rápido de lo que las resistencias se humedecen. Cuando vapees, debes asegurarte de que las resistencias siempre tienen líquido para evitar caladas con sabor a quemado. Con un uso normal, las caladas a quemado no son un problema, ya que das tiempo a que las resistencias se empapen automáticamente. Un modo de saber si se está empapando bien la resistencia es a través del sabor que obtenemos en cada calada. Si el sabor disminuye, significa que el algodón no tiene suficiente líquido y corremos el riesgo de quemar la resistencia.

Reducir potencia MOD

3. Reducir la potencia

Vapear a la potencia correcta es muy importante; todo el mundo encuentra el punto justo que más le gusta, y es solo cuestión de ensayo/error. Tienes que tener en cuenta el ohmniaje de la resistencia ya que dependiendo de los ohmios las resistencias te permiten un rango de potencia de uso. Si vapeas a muy poca potencia, inundarás la resistencia y si vapeas a demasiada potencia la quemarás.

Bajando la potencia a la que vapeas, vaporizarás menos liquido del que hay en el algodón, reduciendo el riesgo de quemarlo y prolongando la vida de tus resistencias. Si estás vapeando a altas potencias, consigues nubes de mayor tamaño y más sabor del líquido que estés usando, pero también secas el algodón más rápidamente. Es como vapear muchas caladas de manera continuada, ya que necesitas dar más tiempo a la resistencia para que se vuelva a empapar de líquido.

Líquido vapear atomizador

4. Mantener el tanque con líquido

Vapear en tanque con con un RDA es parecido en cierto modo, ¿no vas a vapear de un RDA sin comprobar primero cuanto líquido queda en el algodón, verdad? Cuando vapeas con un tanque, necesitas asegurarte que el nivel de líquido no está por debajo de la parte donde se ve el algodón. Si el nivel de líquido está más bajo, es posible que la resistencia no pueda empaparse de manera correcta y corres el riesgo de quemar la resistencia. Una solución simple es asegurarte de tener siempre el tanque lleno, o por otro lado, mover el tanque ligeramente de un lado a otro para asegurarnos de que el líquido moja el algodón, pero siendo honestos, normalmente nadie tiene tiempo para hacer eso en cada calada.

Control temperatura MOD

5. Usar el modo Control de Temperatura

El modo Control de Temperatura (TC) es una práctica función para vapear si prefieres ignorar los consejos previos. Esto evita quemar las resistencias. No obstante, esto no significa que no se puedan quemar. Esta función es capaz de detectar cambios en la resistencia que ocurren cuando sus materiales se calientan. Esta función puede ser un tanto complicada para un iniciante, pero una vez te haces con ella, funciona realmente bien.

El modo en que funciona es ajustando la temperatura a la que quieres que se calienten las resistencias. Cuando alcanzan esa temperatura, el cigarrillo electrónico corta la potencia para que no siga calentando. En algunos dispositivos también puedes ajustar la potencia del cigarrillo para determinar lo rápido que puede alcanzar esa temperatura. El control de temperatura solo funciona con resistencias que estén fabricadas con hilo de níquel, titanio o acero inoxidable.

2018-02-20 11:56:00 5 pasos para mejorar la vida de tus resistencias https://vapo.es/blog/5-pasos-mejorar-vida-de-resistencias-coils/ VAPO.es